Desde hace bastante tiempo los partidos entre Italiana y Uncaus de Sañenz Peña se transformaron en un verdadero clásico. Ambos elencos mostraron un progreso notable con el rugby del interior y es normal que en los últimos años sean las escuadras que constantemente están llegando a disputar las finales. Ayer se consagró por tercera vez en el torneo de Desarrollo el equipo de la Termal y más allá del dolor y la bronca contenida del local, un gesto para destacar, los Tanos le hicieron el pasillo al campeón. Eso despertó el aplauso generalizado de los que acompañaron el match. Un ejemplo a imitar. El rugby es así.