Una fiesta se vivió ayer en la final del torneo de Desarrollo Chaco que se disputó en Charata. La gente acompañó en gran número una propuesta irresistible. Un predio excelente con un verde predominante que complementó un fin de semana inolvidable. Una cancha bien marcada y un terreno de juego brillante como para no dejar ningún detalle librado al azar. Una barra de "changuitos" que hicieron ruido por un buen rato. Los más chicos con sus caritas pintadas con los colores del Tano. Un arbitraje excelente a cargo de Matías Devoto. Dos gallardos finalistas que dejaron el alma en la cancha. Más no se podía pedir, solo nos queda decirle gracias muchachos, muchas gracias !.