La enseñanza y práctica de actividades acuáticas conlleva un sinnúmero de beneficios para aquellos que la practican. Desde niños hasta adultos mayores y con diversos estadíos de desarrollo neuromotor. Los ejercicios acuáticos ante la reducción de gravedad y del stress térmico mejoran la eficiencia cardíaca y pulmonar. La multidireccionalidad de la resistencia acuática adaptable y la estimulación para el tronco y sistema respiratorio, son factores que hacen del agua un ambiente sin igual para el entrenamiento y la rehabilitación en búsqueda de salud y bienestar. A ello se suma los beneficios de realizar una actividad al aire libre bajo el sol, la interacción entre   personas y los estímulos de un ambiente agradable que generan seguridad, felicidad y satisfacción en el individuo.

En tiempos de Covid-19, ¿es seguro desarrollar la actividad? 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) una concentración residual de cloro libre  menor a 0,5 mgr por litro en el agua de piscina durante un mínimo de 30 minutos de contacto con Ph menor a 0,8 es suficiente para matar virus envueltos como los coronavirus. En ese sentido si se realiza la cloración de la piscina siguiendo las recomendaciones actuales y aplicando las mejores prácticas, es suficiente para desactivar el COVID-19. Por lo tanto, el cloro que se usa como desinfectante en las piscinas facilitaría la muerte de coronavirus que causa la COVID-19 generando que la contaminación dentro del agua salada en una piscina sea improbable.

A todo esto se agrega una limpieza y desinfección diaria de los alrededores de la pileta y los elementos de contacto diario (picaportes, salvavidas, reposeras, mesas, sillas, trampolín, vestuarios, barandas, etc), la ventilación diaria de los sectores cerrados, como sanitarios y quinchos, y  una jornada de limpieza general (como todos los años es el día Lunes) donde no hay actividad en el Natatorio. 

Mantener la distancia entre los bañistas, el uso individual de vasos y/o mates (no compartir), el frecuente lavado de manos y el uso de barbijos disminuirá la probabilidad de contagios en el día a día en el exterior de la pileta.

De esta manera se puede desarrollar las actividades acuáticas y la temporada de pileta en un ambiente al aire libre, dónde los socios tendrán que disfrutar de un Verano distinto, pero con todo el calor y diversión en Asociación Italiana.